Vuelta a Madrid en MTB

Monasterio del El Escorial

Madrid ofrece unas posibilidades infinitas para conocerla en MTB.

Por un lado los diferentes paisajes que te puedes encontrar, según te muevas hacia el norte, el sur, el este o el oeste, por otro lado, la posibilidad de elegir los diferentes niveles de dificultad, desde para nóveles hasta para expertos que busquen rutas exigentes.

Y por último, la posibilidad de empezar y terminar en Madrid, o utilizar desplazamientos para hacerlo más amplio.

Madrid se puede conocer en MTB a partir de 2 días, que te puede dar una visión de lo que rodea a Madrid capital, y toda la riqueza que hay en esta Comunidad, con un sólo día, se pueden seleccionar diferentes rutas, para conocer una zona concreta.

A partir de aquí, se puede hacer más extenso, con 3, o 4 días.

Desde luego, si se tiene la posibilidad de hacerlo más extenso, más podremos conocer.

En esta ocasión, preparamos una gran experiencia para un grupo de Belgas, que querían hacerse una idea de lo que escondía Madrid, ellos eligieron 3 días, y se les hizo un viaje a medida, para tener pequeñas pinceladas de la región.

Salimos de Madrid para empezar la ruta en MTB en Cercedilla, y hacer la subida a la Fuenfría, con unas vistas espectaculares, y un recorrido clásico para los Madrileños.

Cuando llegamos a la cima, bajamos, parando en la Granja, y terminando en Cándido, tomando un buen cochinillo, con show incluido del mítico Cándido.

Después de la sobremesa, tenían intención de conocer el Valle de los Caídos, y allí fuimos en coche, a ver el mausoleo dentro de la montaña.

Posteriormente, último desplazamiento en coche del día, para dormir en El Escorial, paseo nocturno y cena.

A la mañana siguiente, después de un desayuno para cargar fuerzas, salimos del Monasterio, dirección a la silla de Felipe II, donde disfrutamos de las impresionantes vistas.

Seguimos el camino por Zarzalejo, Robledo, y de ahí el increíble pinar desde Valdemaqueda hasta el Herradón, donde disfrutaron de una comida clásica con oreja, callos, picadillo, jamón, queso…

Fuimos a tomar café a Ávila en coche, para visitar la ciudad monumental, y de ahí a Toledo, para hacer noche allí.

En Toledo disfrutaron de una cena en la cepa andaluza, para probar diferentes cosas, y dieron una vuelta por Toledo.

EL último día, cogimos las bicis, para desde el Hotel dar una vuelta en bici por Toledo ciudad, y subir a desayunar al Parador de Toledo, y disfrutar de sus vistas.

En este punto nos subimos en los coches, y fuimos hasta Ocaña, donde hicimos la última etapa hasta Chinchón.

En esta etapa, pudimos ver la diversidad de Madrid, empezando por Sierra, pasando por bosque, y terminando en el desierto de Castilla.

La llegada a Chinchón fue épica, después de 3 días de turismo deportivo, disfrutando de estos diferentes rincones de Madrid, sus vistas y su gastronomía.

Este fue un viaje a medida, como otros que podemos hacer, en este caso, nos ceñimos a las exigencias del cliente, y de lo que querían conocer, y vivir.

Existen muchas posibilidades, de más días, y de menos, con desplazamientos en coche o sin ellos, y con las visitas gastronómicas que queramos.

Quieres crear tu viaje a medida en Madrid?